lunes, 13 de octubre de 2014

Intensos, luminosos y divertidos días de receso


Dedicados a hacer lo que nos gusta: Estar, pasear, nadar, comer y disfrutar. Con mini acontecimientos llenos de alegría!!

Partimos emocionados ante la perspectiva de una semana de receso veraniego y una vez llegamos a nuestro destino, después de pasar algunos laaaargos y aburridos imprevistos, nos instalamos en un precioso lugar, rodeados mucha vida y sin mucho ruido, ideal! 
Estuvimos encantados disfrutando de soleados y calurosos días, y frescas noches de jardín, con suaves pero refrescantes brisas. Un cambio de aire bien aprovechado.
Nos pusimos negros al sol y también un par de kilos encima ;). Saboreamos cada instante como único, maximizando el tiempo libre, sin prisas, extendiendo cada segundo, encontrando corazones en las nubes y sonrisas en la arena (y volcanes en erupción y alienígenas malignos y huracanes destructivos y, y....).
Disfrutamos la vida silvestre, los picnics playeros y el azul infinito que nos rodeaba...nos sentimos casi en el paraíso y quizá regresemos... O quizá no, porque aquello de los tiburones visitantes de la costa justo cuando el peque está saltando "olitas", me asustó... Aunque la tranquilidad de la playa, la amabilidad de la gente y las sonrisas de los extraños me encantaron...
Llegamos, ligeramente cansados y hambrientos... pero listos para una semana de playa














Los tiburones asechan... yo muero del pánico, el peque simplemente sale del agua.


Todos tenemos derecho a un mal rato




La vida es mejor bailando....sin importar el lugar

Aproximación cautelosa... Dangerous marine life






Exhaaaustos... fue un largo día bajo el sol